Mientras acababa de leer un libro esta mañana, llegó a mi mente esta frase con la que titulo esta entrada: escribir es lo importante. Seguramente ha ido creciendo en mi mente la necesidad de escribir tras un par de semanas sin hacerlo (una decisión premeditada, una vez acabada la revisión última de la novela Equis quería correr). Sin embargo, las ganas renovadas han llegado antes de lo previsto, pasando a un segundo plano toda esa actividad mental desarrollada en torno a publicar la novela acabada, que atraviesa un camino incierto acerca de su publicación. No hay prisa por publicar, claro que no, pero sí por escribir. Así que comencé a visualizar lo que tenía comenzado y comprendí que era demasiado para organizarlo todo de manera conjunta. No tendría más remedio que ir por partes, me dije.

Lo comenzado y muy avanzado es lo siguiente: la novela titulada de manera provisional: Donde los hombres íntegros. En toda lógica debería ser lo primero en abordar, toda vez que cuenta con una historia bastante consolidada y un final casi solucionado. Sin embargo, me parece también muy viable acabar ese libro digital también comenzado que anuncié como la continuación de Tú puedes correr y que aborda algo parecido pero centrado en el maratón. Su título provisional Tú puedes correr un maratón. Y me parece viable, arengado por los estables resultados de su hermano mayor, después de año y medio disponible en Amazon. Todo lo demás, que es bastante, puede esperar. Y lo que puede esperar podría ser más o menos lo siguiente: el poemario Me iré con el primer viento, al cual le veo muy poca viabilidad, como poca viabilidad tiene la poesía hoy en día. Es posible que utilice varios poemas para enviar a concursos y antologías o, bien, colaboraciones; la novela corta, continuación del relato incluido en Conversación en la taberna y 41 relatos, Un mensaje desconocido, a la cual tengo ganas de hincarle el diente porque me divierte sobremanera escribirla; Reflexiones y poemas nocturnos de un corredor, un producto bastante poco publicable, aunque sí autopublicable, como todo. Todo eso sería la base de trabajo de los próximos meses y años. Hay más proyectos, pero no me atrevo ni denorminarles aún así.